Principales Rutas Turísticas

[vc_row][vc_column][vc_column_text css_animation=”slideInDown”]

Las riquezas naturales y culturales de Honduras se han agrupado en rutas turísticas que resaltan la naturaleza y aventura, sol y playa, el mundo colonial, la arqueología, agroturismo y las culturas vivas en un bello y
paradisíaco país.

A continuación se resalta la diversidad que ofrece Honduras recorriendo regiones geográficas, ciudades, parques nacionales, zonas de reserva, entre otros, y destacando la esencia de la oferta turística.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/3″][vc_single_image image=”77986″ img_size=”large” alignment=”center” css_animation=”rotateIn”][vc_column_text css_animation=”bounceInUp”]

Una de las recientes estrategias de promoción nacida bajo la sombría de Marca Honduras es la Ruta Turística del Café, la cual abarca las regiones cafetaleras de Copán, Opalaca, Montecillos, Comayagua, Agalta y El Paraíso, donde impulsará el turismo con las actividades relacionadas con la producción del grano como principal atractivo.

Históricamente el café se ha caracterizado por ser el máximo exponente entre los productos del país, con el lanzamiento de esta ruta, tanto turistas como nacionales tienen la oportunidad de conocer las etapas del proceso de la caficultura. Adicionalmente, los empresarios han levantado infraestructuras con características especiales en sus sectores para atender, acomodar y hospedar a los turistas de la mejor manera posible.

Honduras produce café en más de 224 comunidades dispersas por todo el país y su calidad es de reconocimiento internacional, ya que ha sido acreedor
de diversos premios y distinciones a nivel internacional, e incluso el precio de venta a través de subastas electrónicas con el récord más alto de la región.

[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=”1/3″][vc_single_image image=”77989″ img_size=”large” alignment=”center” css_animation=”rotateIn”][vc_column_text css_animation=”bounceInUp”]

Conocido también como la Ruta Maya, el recorrido por el Mundo Maya abarca 100 sitios arqueológicos de México, Belice, Guatemala, El Salvador y Honduras. Declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1980,
Copán es una de las grandes ciudades-estado del período clásico de la civilización Maya y se le conoce como el París del mundo Maya.

El Parque Arqueológico de Copán, en Copán Ruinas, es el sitio donde la civilización Maya alcanzó su máximo esplendor científico. El Parque Arqueológico de Copán alberga la más grande colección de inscripciones jeroglíficas y monumentos de piedra, así como una de las más finas arqueologías precolombinas del mundo.

[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=”1/3″][vc_single_image image=”77995″ img_size=”large” alignment=”center” css_animation=”rotateIn”][vc_column_text css_animation=”bounceInUp”]

Esta ruta se enmarca en torno al eje turístico entre las ruinas mayas de Copán (al occidente) y la ciudad colonial de Comayagua (al centro), pasando por las ciudades de Copán Ruinas y Santa Rosa de Copán, en Copán; la ciudad de Gracias, Lempira; La Paz, en La Paz; y las ciudades gemelas: Intibucá y La Esperanza en el departamento de Intibucá.

Entre calles empedradas, talleres de alfarería o textiles coloridos, el turista se acerca a algunas tradiciones culturales de la etnia lenca al recorrer la ruta. Entre los atractivos está: probar su cocina, especialmente montucas, atoles y otros platillos basados en maíz y acompañados con delicioso café; descubrir sus artesanías desde el telar, por ejemplo, en la aldea El Cacao; o escoger entre la variedad de frutas, verduras y artesanías disponibles en el mercado central de La Esperanza.

Existen festivales y ferias como el Festival de la Papa, en enero; la Feria Artesanal de la Ruta Lenca, en febrero; el Festival Turístico de la Mora, en junio, así como el Festival Gastronómico del Choro (una seta silvestre de los bosques de la zona) también en junio.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/3″][vc_single_image image=”77999″ img_size=”large” alignment=”center” css_animation=”rotateIn”][vc_column_text css_animation=”bounceInUp”]

Honduras cuenta con una amplia variedad de playas en las principales ciudades de Honduras en el Caribe: Cortés, Tela, La Ceiba y Trujillo, donde turistas nacionales y extranjeros han hecho de estas sus preferidas.

La afluencia de turistas también es masiva en el departamento de Islas de la Bahía, que tiene en Roatán, Utila y Guanaja, uno de los destinos turísticos más importantes de Honduras, islas donde se ubica en el extremo sur del Sistema Arrecifal Mesoamericano (SAM), el segundo mayor del mundo.

Son más de 1,000 km de formas y colores desde Yucatán hasta Belice, Guatemala y Honduras, en donde crecen los dos puntos con más corales vivos de todo el sistema.

[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=”1/3″][vc_single_image image=”78001″ img_size=”large” alignment=”center” css_animation=”rotateIn”][vc_column_text css_animation=”bounceInUp”]

Los departamentos del sur del país se caracterizan por las altas temperaturas por la riqueza natural de los manglares y colonial de la zona guardada en las iglesias de Pespire, Langue, Nacaome y Choluteca, así como por su gastronomía que va desde rosquillas, tustacas y quesadillas, elaboradas a base de harina de maíz y quesos frescos, hasta las delicias del mar.

En San Lorenzo se saborea una variedad de mariscos como curiles y cascos, cangrejos, camarones y la sabrosa sopa marinera. Las puestas del sol en el puerto hondureño más importante del Pacífico, son espectaculares. En Valle también se localiza la Isla del Tigre, cuyo nombre fue obtenido por los “tigres” que antaño rondaban la isla.

[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=”1/3″][vc_single_image image=”78005″ img_size=”large” alignment=”center” css_animation=”rotateIn”][vc_column_text css_animation=”bounceInUp”]

El alimento de los dioses mayas tiene su ruta; la Ruta de Cacao. Los orígenes del cultivo del cacao son de la época precolombina, al igual que la civilización maya mayas, los aztecas (radicados en México) tomaban bebidas a base de cacao y lo utilizaban de moneda.

En el trayecto por la zona norte del país con clima del trópico-húmedo se visualiza el gran potencial que se tiene para producir el cacao Trinitario, o “cacao fino”.

Otras zonas del país, como Olancho y Gracias a Dios, también le están apostando al cultivo de esta delicia, materia prima de los chocolates. Cerca de La Ceiba, Tela, El Progreso, la zona de la Mosquitia y en los departamentos de Cortés y Santa Bárbara se pueden visitar fincas o parques eco-turísticos donde se aprende sobre la biodiversidad agrícola y forestal, diversos ecosistemas, la protección de suelos, la conservación forestal y la convivencia del árbol del cacao con bosques existentes.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/3″][vc_single_image image=”78007″ img_size=”large” alignment=”center” css_animation=”rotateIn”][vc_column_text css_animation=”bounceInUp”]

Tegucigalpa, Comayagua, Gracias, Omoa, Trujillo y Santa Rosa de Copán integran la ruta colonial de Honduras, que luce su esplendor especialmente durante la Semana Santa, debido a las actividades que realizan.

Un recorrido por las calles empedradas de Comayagua llevan a destinos con historia, como el Museo Colonial de Arte Religioso, el Museo Regional de Arqueología, que muestra piezas y restos de las comunidades Lencas, la Catedral de la Inmaculada Concepción, construida a finales del siglo XVII y principios del XVIII. Al subir la torre de la iglesia se llega al reloj más antiguo en toda América y uno de los más viejos del mundo, el cual fue donado a la catedral por el rey Felipe II.

Las iglesias escondidas en las ciudades de Tegucigalpa, Lempira y Copán atraen a cientos de amantes de esta época. Trujillo y Omoa guardan los vestigios de la herencia militar de la colonia en los castillos San Fernando y el de Santa Bárbara.

[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=”1/3″][vc_single_image image=”78009″ img_size=”large” alignment=”center” css_animation=”rotateIn”][vc_column_text css_animation=”bounceInUp”]

Colosuca es la cuna de lenca étnica y la tradición colonial catracha, pues reúne a la mancomunidad de los municipios La Campa, San Manuel de Colohete, San Sebastián, San Marcos de Caiquín, Gracias y Belén, en Lempira.

En estos municipios se palpa la fusión cultural y religiosa de los pueblos lencas que tenían cacicazgos durante la época colonial en algunos sitios como Colohete y Caiquín, y están protegidos por el coloso de Celaque, uno de los parques nacionales más impresionantes de Honduras. Su pico más alto alcanza los 2,849 m sobre el nivel del mar, convirtiéndola en la montaña más alta del país.

[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=”1/3″][vc_single_image image=”78003″ img_size=”large” alignment=”center” css_animation=”rotateIn”][vc_column_text css_animation=”bounceInUp”]

El Lago de Yojoa es el depósito de agua dulce más grande de Honduras y una fuente inagotable de paisajes naturales. La zona en los alrededores del lago ofrece actividades turísticas de diferentes tipos. Se destacan: el Zoológico Joya Grande, las Ruinas del Castillo Bográn, Honduyate Marina, las Cuevas de Taulabé, Cuevas “El Jute”, Cataratas de Pulhapanzak, la Central Hidroeléctrica Francisco Morazán (“El Cajón”), Mina El Mochito y el Parque Eco Arqueológico Los Naranjos, que guarda importantes vestigios de las antiguas culturas Proto-Lencas y Olmecas.

El lago de Yojoa se encuentra rodeado por grandes montañas que alcanzan alturas de más de 2,600 m sobre el nivel del mar. Algunas de estas montañas están catalogadas como parques nacionales. El Parque Nacional Cerro Azul Meámbar (PANACAM) al lado este del lago y el Parque Nacional Montaña de Santa Bárbara (PANAMOSAB) del lado oeste, son destinos para acampar y practicar senderismo.

Además son áreas para actividades de entretenimiento como el aviturismo, una oferta turística en auge en el país, a finales del año anterior fue escenario de una de los eventos más importantes donde se dieron cita más de 60 turistas y 5 expertos de renombre mundial que recorrieron los alrededores de esta zona para avistar parte de las 800 especies de aves existentes en el país.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]